Páginas

viernes, 24 de diciembre de 2010

Turris Eburnea

Una madrugada de noviembre de regreso a casa después de una dura sesión de autodestrucción mediante alcoholismo socializado con nocturnidad, práctica más habitual de lo deseable y deseado sobre todo por mi organismo, me dio por escribir en el Metro para evitar dormirme y acabar en Sebastopol y el teclado QWERTY de la BlackBerry y mis dedos hicieron el resto.Guardé el texto como una nota de título " :( "debido a que la fuente de inspiración fue un acontecimiento aciago del que tuve noticia de forma azarosa en el transcurso de la noche. Habiéndome olvidado de la creación quizá por amnesia inducida por el pesar del suceso que evoca, ayer en mitad de otra cogorza la encontré también de casualidad en el móvil y a continuación la expongo sin modificar, aún mermado con síntomas claros de la intoxicación etílica de anoche, acompañada de un tema de la banda sonora de Dexter.

"No hay mañana. Falleció al sexto día, jornada de descanso no así la velada. Notose un estremecimiento en la torre de marfil y se desplomó sobre sus cimientos en el segundo en el que exaló su último aliento el inquilino, ajeno a los acontecimientos. Escarban en los restos pero no hay supervivientes bajo el techo convertido en losa. Las ruinas se tornan cementerio y el silencio alquila el solar. Paz en derredor. Aquí descansa un paranoico, que no confió en los sismógrafos y se aventuró en la odisea de la distancia, y y yace aquí por su osadía derrotado por los diez mil hijos de San Luis. Los cuervos rinden plegarias, el viento susurra un réquiem. Cerrado por demolición, reza un ventrículo. Sobre una lágrima germinará su sucesor, fortalecido por la memoria genética."

domingo, 28 de noviembre de 2010

Las últimas palabras

A menudo me he imaginado muriendo en una situación digna que me permitiera decir unas últimas palabras para la posteridad, y a ser posible que fueran escuchadas por alguien o registradas y grabadas por algún dispositivo para que no cayeran en el olvido instantáneo.

Podría ser quizás algún término enigmático como "Rosebud" o "La enseñanza del gurú encierra el secreto"; alguna verdad existencial como "que perra vida esta, y cuán efímera"; una queja amarga "ramera de rostro enjuto, aquí me tienes, al fin me encontraste"; una maldición "nos veremos en el infierno"; una muestra de cariño "os quiero, no la liéis mucho" y luego ya alguien podría tergiversarlo y con el paso del tiempo incluso fundar una religión en mi nombre; una revelación a medias digna de cualquier bazofia hollywoodiense "..el tesoro se encuentra en la... en la.... en...", o incluso pudiera ser algún chascarrillo "Me muero... cambiadme el estado del Facebook".

Pero si tuviera dicha oportunidad, yo creo que mis últimas palabras serían alguna banalidad como "pues parece que ha escampado, vamos a cazar liebres", o un improperio (1er significado de la RAE) de los que habitualmente espeto a mis contertulios, como  o "Me cago en todos los dioses" o "Me cago en mi/vuestra puta vida", dependiendo de la situación. 

Aunque claro, el mismo acto de morir y el contexto, y la forma, determinarían mis últimas palabras, si pudieran producirse. No es lo mismo espicharla de un infarto fulminante en una orgía maratoniana que hacerlo a manos de un a tribu canibal del amazonas. O en alguna prisión norcoreana.

Sea como fuere, estoy intentando grabarme a fuego en la memoria una frase lapidaria para que llegado el momento, y dada la tesitura y la imposibilidad de repetir la toma, pasar a mejor vida quedando de puta madre con todos: "Bueno, (yo me voy yendo,) os espero en el After".

Espero que si llega el momento, ni se os ocurra incinerarme, que en vida ya estuve muy quemado, y me enterréis con todos los honores después de una juerga legendaria en mi nombre, nada de Negrita o Dyc, recordando viejos momentos y anécdotas graciosas en común durante el sepelio. Haced de mi óbito una fiesta (y llevadme con vosotros), y de mi funeral el preámbulo de otra. E id a llorarme el Día de todos los Santos o al menos a poner en mi tumba flores robadas de otros nichos, aunque sea con la resaca de Halloween y disfrazados de mamarrachos. 

Yo lo haría con vosotros, si se diera el caso, y lo haré si las vicisitudes del destino así lo permiten.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Renovarse o extinguirse

Debido a un reciente giro en mi vida y un ataque súbito y efímero de productividad, he conseguido superar mi miedo a los cambios (Metatesiofobia) y he decidido aprovechar las nuevas posibilidades que me brinda Blogger. Arriba de la página, debajo de la cabecera hay un nuevo menú de acceso a distintas secciones del Blog. De momento sólo he creado una nueva página, donde he publicado un paja mental que escribí en primavera para una revista amateur universitaria, y que caducará el 1 de enero de 2011.

Ya iré añadiendo distintas secciones, de momento confidenciales. Y actualizaré más a menudo que soy un hombre nuevo. En serio, me he cambiado el grupo sanguíneo y he obtenido nuevos órganos. Y me he echado una (ciber)novia fuera de nuestras fronteras, pero ella aún no lo sabe. Siempre quise tener una apuesta mujer extranjera para fardar de exótico.

Os dejo, que creo que el vecino de enfrente ha sacado el telescopio.

Corre, nueva sección. ¡Sé libre!

jueves, 11 de noviembre de 2010

Ligue de una noche

Excusa nº 7.349: tengo varias entradas a medio escribir, y un par en el cuero cabelludo, pero debido a que he ligado ando excaso de tiempo libre que dedicar al cultivo del blog. Las publicaré en breves en cuanto organice mi ajetreada vida y haga hueco en mi agenda inexistente. Así mismo, explotaré la posibilidad de la distintas secciones del blog y compartiré con vosotros un articulillo que escribí hace meses y que por desgracia el 1 de enero se quedará obsoleto.


En cuanto al asunto de pillar cacho, no penséis que he salido del armario como Ricky Martin, pues nunca he estado dentro, a diferencia de David Carradine, que se tropezó al salir de Narnia y se enganchó en una corbatas con tan mala suerte que se ahogó, y encima la prensa difundió que había muerto por asfixia autoerótica. Pobre desgraciado.

Hay accidentes inevitables

Andaba yo el otro día circulando tranquilamente a 130Km/h por Madrid a bordo del Paranoicowagen cuando el destino quiso que una bella y gallarda fémina se cruzase en mi camino, y que lo hiciera por un lugar no señalizado para tal efecto, esto es, por mitad de la calle, obligándome a desmostrar una vez más mis famosos reflejos de mangosta y que se pueden quemar unos frenos en apenas dos segundos. Tras esquivarla con habilidad e incrustrarle vagamente un retrovisor en las lumbares, tuvimos un romántico intercambio de pareceres, y la química instantánea dio paso al amor desenfrenado.

- ¡¡¡Casi me matas, hijo de la gran p*ta!!!

- ¡¡Pues mira por dónde vas, z*rra de mierda!!


Y hablando y hablando... acabamos en su casa. Una casa cuartel de lo más cuca. Nunca había tenido trato con la Guardia Civil, y creo que lo de “aceitunos” y los chistes de Enrique San Francisco no ayudaron a congeniar con ellos. Por fortuna triunfó la cordura y el diálogo. Todo se selló con un acuerdo verbal sin necesidad de abrirme un expediente disciplinario ni demandarme, y pude marcharme de allí al poco rato. Siempre he sido un gran negociador y mi dialéctica proverbial me ha permitido salir airoso de un sin fin de situaciones, pero lo de tomar como rehén al sargento y encañonarle con su arma reglamentaria fue determinante. 
Y ni aún así me rio algún chiste, el muy desagradecido.

Confío en que la fidelidad de mi disfraz de Halloween impidiera que hayan podido quedarse con mi cara. Además me deshice de todas las pruebas que me ligaban al suceso quemando el coche patrulla en un descampado con la máscara de hockey dentro, así que espero que no logren identificarme. Por si acaso, ya he cambiado de domicilio: le he dado la vuelta a los números del portal.

Moraleja: en Halloween tapaos la cara, por lo que pueda ocurrir. Igual pilláis, aunque sea a un peatón.



La otra opción pasar por disfrazarse de forma que no te vayan a mirar a la cara 
para permanecer en el anonimato. Consejo: no te hagas fotos.

lunes, 18 de octubre de 2010

domingo, 10 de octubre de 2010

Codesordenadas coordinadas

Siempre había querido disputar una partida de ajedrez por correo ordinario. Hace 6 meses empecé una con un australiano, pero vengo sospechando desde hace algún tiempo que ambos elegimos jugar con blancas y nadie está moviendo las piezas negras, o las "oscuras", como nos gusta llamarlas en el foro del Ku Klux Klan, lugar donde conocí a mi oponente en medio de un acalorado debate sobre la posibilidad de polarizar a Obama.

Ayuda que yo no tenga ningún tablero físico o virtual que represente la partida y que juegue de oído, además de que no haga ni caso a las indicaciones que recibo del australiano. Tampoco creo que él respete mis movimientos porque mis últimos mensajes eran instrucciones en ensamblador de un microcontrolador Intel codificadas en Hexadecimal.

Pero intuyo que él tampoco me toma en serio, sobre todo desde que leí en su última carta que le había hundido un portaaviones. También sería casualidad que la carta bomba que le envié explotase en un barco, cuando es mucho más probable que lo haya hecho en un canguro, teniendo en cuenta que los usan de buzones postales como el tío de Alfonso, aquel que despidieron del Zoológico por animal.

Malditos australianos, que asco les tengo. No me extraña que fuera colonia británica y no francesa o italiana, que son los que verdaderamente saben de perfumes. Se creen muy bohemios y muy arios pero en el fondo son todos unos meapilas y unos chupacirios estirados, y su concierto de año nuevo en Viena es soporífero. ¿Para que lo emiten, si todo el mundo está durmiendo, vomitando o recogiendo/limpiando a esas horas el uno de enero? Menos mal que este año la nochevieja cae en 29 de diciembre porque es año Jacobeo, para alegría de los Jacobos, que están recibiendo regalos todos los días.

Me despido ya que al dueño del portátil se le están pasando los efectos del sedante.

Un saludo, en voz baja.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Escribir un árbol, plantar un hijo y tener un libro

‎- Lo he decidido. Si alguna vez tengo un hijo, será por fecundación in vitro.
- ¿Vas a tener un hijo en un laboratorio?
- No, no, fornicando a pelo encima de una vitrocerámica.

viernes, 17 de septiembre de 2010

El Pato Donald contra el III Reich

Sutil, lo que se dice sutil... no es, pero tiene su encanto xD. Y la cancioncilla es endiablademente pegadiza. Y es muy curioso, sobre todo si tenemos en cuenta que el señor Walt Disney era de ciertas tendencias...

Ya podrían sacar algún capítulo de Bob Esponja contra Kim Jong-Il.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Fahrenhadmadineyad 451

Siendo la fecha que es hoy recién entrado el día, 11S, negra efeméride, y dada la actualidad del tema gracias al bombo y platillo que se le ha dado a un pastor minoritario iluminado que no se ha visto en otra en su eclesiástica vida, se me ha ocurrido pensar, heme aquí tan aburrido como aventurarme en semejante empresa, una forma para solventar, o avivar (a saber), la inflamable polémica que trae en vilo tanto a la Interpol como a los gobiernos y a sus respectivos servicios secretos de medio mundo, y que tan quemada trae a la opinión pública, aunque el asunto tiene visos de disolverse y solucionarse solo:

¿Y si se dibujaran caricaturas de Mahoma + banderas de EEUU + estrellas de David entre las hojas de ejemplares del Corán? ¿Sería posible que estos fueran quemados por musulmanes radicales? De ser así, el pastor este, Terry Jones Colgando, podría adherirse al "dónde fueres, haz lo que vieres" y excusarse en ello para actuar.

Personalmente opino que quemar libros del Corán es una aberración y un comportamiento reprobable, pudiendo tirarlos a un contenedor de papel reciclado colaborando así además a salvar el planeta.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

El poder mediático, epigramático y maniático, no me parece simpático.

Cada vez que Google se tira un pedo o que Apple se saca una pestaña del ojo, el sistema mediático se satura y la blogonubesfera lo difunde redundantemente a diestro y siniestro hasta que todo el mundo se ha hecho eco de la noticia hasta quedarse sordo, lo cual explicaría porque la gente no hace más que hablar/escribir/publicar sin escuchar lo más mínimo.

Bienvenidos a la sociedad de la información, de la innecesaria y banal, porque asuntos realmente importantes* no son noticia y no se divulgan como tal, porque no interesa sacar a la luz pública ciertos conflictos o porque sencillamente no es rentable, o es más cómodo hacer la vista gorda. Lo de siempre, vamos.

"Bienvenido a la nueva década: Java es una plataforma restringida, Google es malvado, Apple es un monopolio y Microsoft son los de abajo."

domingo, 22 de agosto de 2010

Bájate de la nube 2.0

Juraría que ese comentario ya lo había leído. Y ese otro. Y esa foto la habré visto mil veces, y aquella también, aunque los protagonistas sean distintos. Idéntica ristra de escenarios, poses y personas, combinados aleatoriamente. Todo es lo mismo, repeticiones constantes de menudencias personales que demuestran la banalidad de nuestra vida 2.0 y que gracias a las redes sociales ahora es más fácil percibir. Internet es un vertedero de futilidad redundante y no una mina de conocimiento y cultura. Me refiero al minúsculo porcentaje de Internet que queda si omitimos los contenidos pornográficos.


El ejemplo más flagrante es Twitter. En el 99.99% de lo casos, Twitter no es más que un trampolín de gilipolleces que permite que la gente escupa al mundo (bueno, al vacío) sus fruslerías, que a nadie importan y que tienen menos relevancia que un coche bomba en Iraq, del tipo "El sol está saliendo por el este" o "He comido albóndigas". Para muestra, un botón: "Dejar de seguir". Pulsadlo y comprobad si echáis de menos las trivialidades vertidas por dicho sujeto (os adelanto la respuesta). Aunque seguramente ya no sabréis dónde anda ese individuo a cada instante lo cual es una lástima, pues la mayor utilidad del Twitter es saber cuando la persona no se encuentra en su domicilio y así éste está disponible para allanamientos y visitas no consentidas. :)






Afortunadamente en el 0.01% restante de los casos Twitter se utiliza para verter chascarrillos y comentarios graciosos, que amenizan la lectura entre tanta banalidad autorreferente. No termino de verle la gracia ni el provecho a Twitter, más allá de permitir que famosos, famosetes y fantasmosos comuniquen cualquier chorrada sobre sus vidas mediante un puñado de caracteres al devoto público que les venera y les sigue como polluelos en nido, con la boca abierta ávidos de la próxima deglución. Twitter es lo más parecido que se puede encontrar a la coprofagia en sentido figurado. Y más de lo mismo con su hermano feo y retrasado hijo de Google, Buzz, con mayores posibilidades pero menos futuro que una feminista lesbiana en Irán.


¿Tienes Twitter? ¡Enhorabuena! Un pin de fido-dido para ti.

Para ser (in)coherente con lo que escribo, (no) pienso borrar mi cuenta, la cual tengo enlazada desde el menú del lateral derecho del blog. Sigo a algunos amigos cuyas vivencias personales sí me importan (y sus twittipolleces también) y a cierta gente con una creatividad divertida, amén de otros que por convenio social o por interés aún mantengo como “ciberamistades”, en esa u otras redes. Además, llegado el momento puede convenir saber como piensan otras personas en aras de gozar de cierta ventaja a la hora de actuar, de ahí lo de tener cerca a los adversarios y leer la prensa enemiga. “Cónocete a ti mismo y a tu enemigo, y no conocerás la derrota en 100 batallas” que dijo Sun Tzu.

Sun Tzu, gran estratega chino que agregó con su mejor sonrisa en Tuenti, Facebook y Twitter a todos sus enemigos para poder cotillearles e informarse y luego metérsela doblada.

sábado, 14 de agosto de 2010

Resaca de un Viernes 13

"Al levantarte un sábado 14 te das cuenta de que toda tu ropa apesta a tabaco y a alcohol, además de las dichosas manchas de sangre que no salen en la lavadora. Y acudir a una tintorería con prendas ensangrentadas es un mal trago."

jueves, 29 de julio de 2010

Ocho tentáculos tiene mi amor

Cómo un pulpo puede alcanzar tal fama como para monopolizar los medios de comunicación internacionales, estar en boca de todo el mundo e incluso ser tema de conversaciones entre políticos en pleno hemiciclo, protagonizar noticias, vídeos, bromas, despertar adoración o simpatía, o infudir terror con sus “pronósticos” y que llegue a ser considerado como un oráculo agorero o mesías, es algo que escapa a mi entendimiento. Bueno no del todo, el género humano sigue siendo estúpido por naturaleza y además el asunto no deja de tener unos tintes cómico-esperpénticos considerables y a cualquiera le puede hacer gracia, aunque a muchos incluso les molesta el dichoso cefalópodo de marras.

Y es que el Pulpo Paul se ha vuelto más famoso que el de "1 Girl 1 Octopus". Aunque Paul, ajeno a su reciente popularidad, sigue viviendo a su puta bola en el acuario alemán dónde se ha hartado a recibir flashses, cámaras y regalos como una camiseta de España personalizada. Lo único que habrá notado es que ya no le meten cajitas con mejillones dentro y en cambio sí otro tipo de objetos como una copa del mundo, y si es que es capaz de percartarse, habrá visto incrementado el número de visitantes que acuden hasta él para observarle. Pero bueno, como dijo el filósofo: “Dame mejillones y llámame tonto”. También cabe la posibilidad de que no se haya pispado de nada, opción más que probable.


Paul I de España. Y es que este simpático octópodo se ha ganado el corazón de millones de españoles patriotas natos y otros de última hora. Entre un Águila, una franja morada o el escudo, yo me quedo con un pulpo, aceptado ya como mascota, oráculo y líder político-espiritual.


El problema reside en que cuando se alcanza el estatus de celebridad empiezan a sugir como hongos en una ensaladilla de verano los rencores, las envidias y el odio. Y cuando el líder religioso y político de una potencia alineada en el eje del mal cuya carrera armamentística nuclear está poniendo en jaque la seguridad global te nombra en alguno de sus discursos epistolares para las masas, y entre su seborrea verbal te ataca y te pone a caer de un guindo... eso ya es para mear y no echar gota. Sr. Ahmadineyad... déjese de tanto opio, té, y hierbas, o por lo menos no permita que le escriba los discursos su sobrino de 6 años. Y ya si cancela el proyecto para conseguir una bomba nuclear, ya... eso sería glorioso, aunque desgraciadamente personajes de su calaña sólo entienden el idioma de los tambores de guerra.


Aún así, yo confío en una posible solución pacífica a la tensión internacional y que no acabe desembocando en un conflicto armado: que Israel borre Irán del mapa antes de que este consiga una bomba nuclear, porque se la lanzaría a ellos a la primera de cambio, y se arme la de Dios es Cristo. Que si “tú me has bombardeado al país este”, que si “ha sido sin querer”, "A que te meto una batería de misiles por el culo", "rebota, rebota, en tu culo explota", etc.


Pero bueno, yo tengo plena fe en que no acabemos por esos derroteros, porque... me lo ha dicho el Pulpo Paul. Si en el fondo es buena gente. Lástima que le quede nada y menos de vida... pero bueno, seguro que acabará en el cielo de los moluscos.


Y es que hay pulpos con suerte. El primo de Paul disfrutó de lo lindo durante sus vacaciones en Menorca.

viernes, 23 de julio de 2010

Excusa

Perdonad mi incomparecencia prolongada. Aunque no actualice, sigo "piando mi Caralibro a través de mi Mora".*


*Dad gracias a que nuestra lengua materna no sea el inglés, sino sonaría así de patético cuando dijéramos "twitteando mi Facebook a través de mi Blackberry".

miércoles, 16 de junio de 2010

Balompié cognazo en vena

Por si alguno no se hubiera enterado, demostrando una encomiable capacidad de aislamiento y desinformación pues los medios han sido secuestrados, el Mundial de Sudáfrica 2010 ya ha comenzado y llevamos casi 6 días de fútbol, o de algo muy parecido porque aunque estén siempre 11 contra 11 persiguiendo una pelotita aquí no juega ni Dios. Servidor ha tenido el privilegio (y la osadía) de poder ver casi todos los partidos aún estando de exámenes, pues 4-6 horas al día dedicadas a perder el tiempo delante de la caja tonta o en su defecto del monitor del ordenador si uno choricea la señal de algún canal que lo retransmita en streaming no suponen ningún esfuerzo para un vago semiprofesional.

En este Mundial, y por desgracia, el fútbol ha tomado el relevo del ciclismo como narcoléptico televisivo inductor de siestas de después de comer. Los partidos son tan aburridos que incluso he llegado a dejar de ver alguno para ponerme a estudiar, algo más inaudito que la fusión fría. Todas las selecciones exceptuando Alemania han mostrado un juego paupérrimo y poco vistoso, para desgracia de aquellos que confiaban en evadirse con el fúmbol para olvidar y/o curar las penas provocadas por la situación actual de crisis o simplemente porque su Vane se haya ido con el Jonathan.

El jogo bonito, incluso de Brasil, pasó a la historia y ahora se lleva un catenaccio que ríase usted de la defensa de Numancia. Y es que si no fuera porque los porteros están dando un recital de arias a capella cantando más que los 3 tenores no habría ni un gol. El entretenimiento se ha mudado a los telediarios que emiten noticias constantes de robos a aficionados, periodistas, futbolistas... lo cual no es de extrañar y seguro que los altos dignatarios de la FIFA, organismo caracterizado por mear fuera de tiesto muy a menudo, que tuvieron la brillante idea de designar a Sudáfrica como sede andan desternillándose y descojonándose con su decisión desde sus hoteles de 5 estrellas gran lujo.

Disfrutad del fúmbol, que es un arte infravalorado y no se maltratan animales

Menos mal que aún queda la selección Española (La Roja, aunque a mí eso me suena a Pasionaria) por debutar, y esperemos que sean fieles a su afición y no se escoñen hasta cuartos. A mí por lo menos me van a brindar la excusa perfecta para repantingarme en el sofá 2 horas los próximos días 16, 21 y 25, y al resto de la plebe nacional la oportunidad de alelamiento y alienamiento ideal para olvidarse de la realidad.

Para acabar, un pequeño Glosario Urbano con términos necesarios para que aquellos objetores de conSciencia que hasta ahora han sudado del Mundial, porque está de moda pasar del fútbol y hacerse el intelectual y hasta Navidad aún queda mucho tiempo, puedan entender toda la marea de información que vierten los medios sobre este acontecimiento internacional que está engordándome la convocatoria de Septiembre cosa mala.
  • Bafana Bafana: los jugadores de la selección anfitriona (de Sudáfrica, no de Anfitria) que son más malos que enviar a la abuela a por droga, y que en zulú significa "los chicos" y en KuKluxKlaniano "negros que corren detrás de los leones".
  • Jabulani: patata esférica usada a modo de balón en este mundial que está propiciando que no haya un solo tiro lejanos que acabe en gol y que los porteros no sólo canten cuando escuchan su himno nacional.
  • Vuvuzela: infernal trompeta rompetímpanos de ruido insoportable que los espectadores sudafricanos se empeñar en tocar con ahínco para joder la marrana, los partidos y las retransmisiones.
Para los detractores e indecisos, ahí va el 11 ideal del Mundial.
Fuente: Sport.es

lunes, 7 de junio de 2010

La Primera del Año

Cuatro, cinco, meses y un pellizco alejado del blog, huérfano de dueño en este 2010 hasta hoy, que me he decidido a actualizar tras todo este tiempo escribiendo únicamente borradores en Google Doc y en el Twitter, que podéis consultar en la barra lateral del blog y el cual sí que llevo al día... más o menos, porque requiere mucho menos trabajo y con sólo mencionar la palabra "trabajo" me entran escalofríos. Voy a omitir las eternas promesas de actualización porque son menos creíbles que los propósitos de año nuevo, aunque este año ya he cumplido varios y eso que sólo llevamos un 1/2 de 2010 y no me propuse nada.

Desde la última vez que puse el pie o el dedo por aquí han sucedido un sinfín de cosas, e incluso algunas todavía en 2009. Nos enteramos de que Berlusconi no tenía la cara tan dura como parecía gracias a una miniatura de la catedral de Milán, a la fina puntería de un detractor del mismo y a la ineficacia de los guardaespaldas italianos, que quedó patente días más tarde cuando una desquiciada placó al Papa en plena misa del gallo.

Haití casi desaparece del mapa, otro trozo de Chile más de lo mismo, la plana mayor del gobierno polaco se esnafra de golpe con el avión presidencial, el pedo de un volcán islandés paraliza Europa y medio mundo, Grecia quiebra y Hungría le sigue a rebufo, el gobierno tailandés desangra a los camisas rojas, la crisis se afila los colmillos a la sombra de la resucitada discordia guerracivilista y las medidas impopulares (in)necesarias del gobierno lacran su intención de voto, Israel se sigue pasando por el forro testicular los derechos humanos con el beneplácito de la ONU y la pasividad internacional, Irán a lo suyo, los Neocon y los Bilderbergers moviendo los hilos... dan ganas de apagar la televisión (¡Ojo! ¡Metáfora!) y evadirse a una vida contemplativa o retirada. Más o menos es lo que he estado haciendo yo todo este tiempo: contemplar series en internet y retirarme a abanicarme los pies con ambas manos el mayor tiempo posible. Pero... he vuelto porque me va la marcha.

Y no os preocupéis, que en breves habrá fúmbol todos los días, ga-ga, gu-gu, alelamiento, calor y temas banales de conversación más allá de que Il Dottore se josconcie o de que algún cantamañas casposo haya preñado a la pelandusca de turno ávida de sus 15 segundos de fama en Tele5.

Qué pena más grande que se me ha muerto el canario.